PETROANALYSIS || ARTICLE

Cobertura financiera petrolera como una alternativa para estabilizar los ingresos fiscales en países exportadores netos de crudo.

Published on

September 27, 2018

in

Article by

Karla Rebolledo

PARTE 2.

Mecanismos tradicionales para la cobertura del riesgo del precio del petróleo

Los Gobiernos han tratado de lidiar con el problema de la exposición al riesgo del precio del petróleo en una variedad de formas, por ejemplo, mediante el uso de financiamiento externo y creación de fondos soberanos de riqueza o fondos de estabilización. Sin embargo, estos métodos, en mayor o menor medida, muestran debilidades para minimizar el riesgo derivado de la volatilidad del precio del petróleo.

Financiamiento externo

Los Gobiernos pueden endeudarse o vender activos en el mercado externo cuando el precio internacional del crudo sigue una tendencia negativa, para lidiar con los choques temporales o adaptarse a las permanentes crisis de precios del petróleo. El problema radica en que justo cuando un país necesita la financiación, es probable que sea menos capaz de conseguirla, o tendría que asumir unas tasas de interés elevadas. Por ejemplo, a un país exportador de petróleo le resultará más difícil obtener financiamiento cuando la cotización del crudo se desploma. Además, muchos países no cuentan con cantidades significativas de activos no medulares, domésticos o en el extranjero, disponibles para obtener recursos.

Ante la falta de oportunidades de financiamiento favorables, los Gobiernos tienden a intervenir haciendo uso de medidas de política fiscal como recortar el gasto o subir otros ingresos. Sin embargo, esto es difícil de hacer con rapidez y de manera eficiente. También es probable hacer política fiscal procíclica, estableciendo una carga impositiva pesada para el sector privado y la población de bajos recursos, lo que facilita la inestabilidad macroeconómica (financiación monetaria, fluctuaciones del tipo de cambio, reprogramación de la deuda, y variabilidad del crecimiento económico), social y política.

De manera más general, la dependencia de los ingresos del petróleo conlleva al desequilibrio de la política fiscal. Asimismo, entre otras complicaciones se destaca la dificultad en la planificación, al basar el presupuesto nacional en una estimación del precio promedio anual del petróleo, de la cual no se tiene certeza de su ocurrencia y podría limitar el margen de maniobra de los Gobiernos. Además, cuando la situación se invierte, los Gobiernos pueden incurrir en problemas de solvencia ante la dificultad de generar el superávit fiscal correspondiente para pagar la deuda.

Fondos soberanos de riqueza

Los Fondos Soberanos de Riqueza (FSR) son fondos de inversión gubernamentales con diferentes objetivos macroeconómicos que invierten en activos externos y manejan importantes montos de recursos. Dichos fondos son cada vez más importantes por su rápido crecimiento y el impacto que han tenido en el desenvolvimiento de los mercados financieros internacionales.

En este sentido los FSR, a pesar que algunos son de vieja data, han cobrado relevancia al aumentar el número de países que los han creado, por lo general países emergentes, en virtud del crecimiento en la acumulación de la riqueza que manejan por los elevados márgenes de ganancias en las empresas petroleras, la globalización financiera y los amplios desequilibrios globales.

El tamaño de estos FSR, según Edwin Truman y el Fondo Monetario Internacional (FMI), están estimados en torno a USD 5 billones, lo que implica aproximadamente 40% del total de las reservas internacionales de esos países. Los FSR presentan un alto potencial de crecimiento por el persistente superávit en cuenta corriente de los países emergentes exportadores. Del total, aproximadamente 60% serían relacionados con el petróleo, el resto son de países asiáticos vinculados a la exportación y, minoritariamente, otros dependientes de los precios de otras materias primas distintas al petróleo, y de transferencias de emigrantes o donaciones para ayudas.

Para intentar lidiar con el riesgo del precio del petróleo, muchos Gobiernos han establecido fondos de estabilización petroleros. En el caso de los productores de petróleo, la idea es que un fondo de estabilización podría suavizar las fluctuaciones en el precio internacional del crudo y estabilizar el flujo de los ingresos del Gobierno. Esto funcionaria con el fondo acumulando recursos cuando el precio al contado internacional está por encima de su precio de referencia fijado en el presupuesto o cuando las reservas excedan el monto establecido por los Gobiernos.

A pesar de lo anterior, los fondos de estabilización no eliminan la variabilidad sobre los ingresos fiscales, debido a la volatilidad latente en el precio internacional. Por otra parte, los fondos soberanos de riqueza están basados en reglas de transferencia rígidas y son susceptibles de ser afectados por las perturbaciones de los precios del petróleo, ya que tales choques son a menudo, intensos y de larga duración. De esta manera, los fondos no estabilizan las finanzas públicas, a menos que estén acompañados de otras políticas, como la contención del gasto. Por ejemplo, el gasto público no está directamente afectado por los fondos soberanos de riqueza ya que los Gobiernos usualmente pueden pedir prestado para financiar el gasto sin dejar de cumplir sus obligaciones con el fondo en momentos de elevados precios del petróleo.

Por otra parte, los fondos de estabilización probablemente pueden crear duplicidades e ineficiencias en la gestión de los recursos públicos, complicando la política presupuestaria, y pueden fomentar la mala gobernabilidad y la corrupción.

En el siguiente cuadro se muestran los principales fondos soberanos de riqueza en el mundo. Como se puede notar, Noruega tiene el principal FSR de acuerdo a la cantidad de activos que posee (USD 824,9 millardos) y el origen de los fondos proviene de los ingresos petroleros. El FSR de Emiratos Árabes Unidos es segundo con un monto de activos de USD 773 millardos provenientes de la actividad petrolera. El 67% del origen de los fondos de los FSR más importantes provienen de la producción de petróleo. Por su parte, el FSR de China recibe capital devengado de la actividad manufacturera con un monto de USD 746,7 millardos.

Share this article