PETROANALYSIS || ARTICLE

La bonanza petrolera en Estados Unidos parece no tener fin

Article by

Carlos García

La producción de petróleo en Estados Unidos está escalando de manera vigorosa y marcando nuevos techos históricos. Según el más reciente informe semanal del Departamento de Energía subió hasta 11.600.000 barriles diarios (BD), superando holgadamente a Arabia Saudita quien registró en septiembre su máximo histórico de 10.700.000 BD y a Rusia, quien a su vez tocó extraoficialmente una producción histórica record cercana de al menos 11.290.000 BD en agosto 2018.

Este primer lugar de Estados Unidos ha sido impulsado por el acelerado crecimiento de la producción de las cuencas donde se explota crudo de lutita, y que significó un aumento anual igual a 2.100.000 BD al ubicarse la producción en 11.350.000 BD, según la estadística mensual más reciente correspondiente a agosto, algo nunca visto en la historia petrolera. Este ascenso anual debe trepar un poco más a diciembre de 2018, ya que la estadística semanal revela un ritmo de avance sostenido, que luego debe ser ratificado por la revisión mensual.

Detrás de este enorme impulso de la producción petrolera en Estados Unidos está el fenómeno de la fracturación hidráulica y la perforación horizontal que se combinaron mediante el ingenio y persistencia de productores independientes para explotar comercialmente recursos geológicos conocidos como lutita que por su escaso grado de permeabilidad no resultaban económicamente atractivos.

A partir de 2010 irrumpe con fuerza la producción comercial de la lutita, en primer lugar se inició la explotación del gas de lutita, y ante el desplome del precio del gas natural, los productores emigraron a la explotación del crudo de lutita, amparados en precios del petróleo que se ubicaban por encima de USD 100 el barril de WTI.

Para el año 2013 los principales productores de crudo de lutita según eran en orden de importancia las siguientes empresas: Permian Ltd Midland, Pioneer Natural Resources, Apache Corporation, Kinder Morgan, XTO Energy, COG, Chevron USA, Occidental Petroleum, Energen Resorces y Endeavor Resources. De esta lista, tan solo dos empresas formaban parte de un Conglomerado Petrolero Global como ExxonMobil como es el caso de XTO Energy dedicada a gas natural y Chevron Usa, parte de la gigante Chevron.

El auge de la producción en la Permian pérmica ha atraído con fuerza el interés de las gigantes petroleras globales y ahora tienen presencia importante allí también BP, Shell y Equinor, ex Statoil. Tan solo ENI y Total no han mostrado mayor interés en esta cuenca.

Según Wood Mackenzie, el crudo de lutita representará en 2026 un porcentaje de 10% del total de la producción de las petroleras gigantes Exxon, Chevron. Shell, BP y Equinor, cuando pase de un nivel actual de 700.000 BD a 2.2 millones de BD.

Tanto Exxon como Chevron han aumentado su participación en la cuenca hasta el punto que la explotación de sus recursos en el área es un elemento central de sus estrategia de crecimiento. Al mismo tiempo, se ha producido un proceso de consolidación a través de compras y fusiones de las empresas independientes que ya dominaban la producción en Permian.

En 2017, los cinco principales productores de petróleo en Permian eran en orden de importancia. Occidental Petroleum, Chevron, Apache, ExxonMobil, y Concho Resources. Esta última empresa para ese año era la única de las cinco mencionadas dedicada exclusivamente a la cuenca en referencia.

De acuerdo a la tabla elaborada por Rystad Energy a julio 2016 la producción en Permian de estas empresas en Permian era la siguiente. También se menciona el área que poseían en julio de 2017.

Algunos analistas han calificado esta crecientemente masiva participación de las gigantes Petroleras Integradas como una nueva era para Permian que está trayendo un proceso de consolidación con miras a exportar petróleo estadounidense hasta por el orden de 4.000.000 de BD en 2020 y fortalecer el sector refinador doméstico en la costa estadounidense del Golfo de México para aumentar la capacidad de procesamiento del crudo ligero y dulce que se produce en Permian y las otras cuencas no convencionales del país.

La cronología de este proceso de compras y fusiones de activos no convencionales en 2018 fue la siguiente:

• Enero: Exxon compra 275,000 acres en a la familia Bass de Fort Worth por $ 6,6 mil millones.
• Marzo: Concho Resources paga $ 8 mil millones para acomprar RSP Permian, quien posee 640.000 acres en Permian.
• Julio: BP paga $ 10.5 mil millones por los activos de lutita de BHP Billiton, esta adquisición incluye 83,000 acres en el Pérmico, 236,000 en el Eagle Ford y 193,000 en el Haynesville.
• Agosto: Diamondback Energy compró a Energen en un acuerdo de $ 8.4 mil millones y Ajax Resources por $ 1.2 mil millones. EN total suma 390.000 acres ubicadas en Permian.
• Noviembre: Encana Corp., petrolera canadiense compra de Newfield Exploration Co. por $ 5.5 mil millones, teniendo presencia ahora en las cuencas de lutitas de Oklahoma y Dakota del Norte
• Noviembre: Chesapeake Energy anunció la compra de WildHorse de Houston por $ 3 mil millones en efectivo y en acciones.
En total los acuerdos anunciados suman $ 43.2 millardos en 2018.
Una muestra de la fuerte incidencia que empiezan a tener las gigantes petroleras en Permian lo tenemos en el caso de Chevron, la cual de producir en esta cuenca 175.000 BD en julio de 2016 subió a 338.000 BD en el tercer trimestre de 2018.

El horizonte de largo plazo para la producción petrolera de Estados Unidos es promisorio, no solo subió al primer lugar como productor mundial en 2018, sino que este liderazgo seguirá ampliándose en los años venideros. Rystad Energy hizo un ejercicio con tres escenarios de precios, $55, $65 y $75, trepando la producción hasta la cantidad de al menos 16 millones de BD en 2030 y un tope de 22 millones de BD. Es de suponer que de continuar la actual tendencia la mayoría del petróleo que se agregue sea procedente de las cuencas de Lutitas, y en particular de Permian.

Según Rystad Energy esta mayoría de producción procedente llevaría prácticamente a duplicar la actual producción de crudo de lutita en 2025.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share this article