PETROANALYSIS || ARTICLE

PDVSA: actividades y declive (3 parte). ¡Una contabilidad engañosa!

Published on

February 18, 2019

in

Article by

Hermes Pérez

En esta parte, analizaremos con más detalle la evolución de las cuentas por cobrar de PDVSA y como estas se vinculan al origen del financiamiento inorgánico que recibió del Banco Central de Venezuela (BCV). También podremos visualizar como una parte de los compromisos por cobrar de PDVSA se transfirieron al BCV y de estos se generó una contabilidad poco conveniente. Así, con el registro de la deuda de PDVSA con el BCV, se crearon, de manera paralela, unas cuentas que reportaron unas ganancias contables “ficticias” que terminan engrosando los ingresos financieros y que se ubicaron en torno a los USD 49 mil millones de dólares entre el 2012 y el 2016.

Este mecanismo poco ortodoxo, sirvió de varios propósitos:

  • Redujo el valor de las cuentas por cobrar en el balance de PDVSA, al transferirlas al BCV.
  • Fue la génesis de una parte del financiamiento inorgánico del BCV a PDVSA con la creación de este pagaré.
  • Se convirtió en una fuente inédita y ficticia de ingresos financieros por dos vías distintas.
  • Este arreglo abultó los ingresos en los estados financieros de PDVSA, lo cuales en la práctica no existieron.
  • Tuvo y sigue teniendo un impacto monetario importante al elevar la base monetaria y la liquidez.
  • Fue y sigue siendo una fuente de inflación.

En todo caso, debo acotar que todas las cifras aquí citadas provienen de forma exclusiva de los estados financieros auditados y publicados por PDVSA. Los datos asociados con la base monetaria y la deuda de PDVSA con el BCV provienen del citado ente monetario. Solo se estiman los datos de PDVSA en 2018.

6. Cuentas por cobrar, pagarés con el BCV y ganancias financieras.

El primer aspecto que se puede derivar del análisis de la evolución de la cuenta por cobrar, es su enorme ascenso desde USD 2.280 millones en 2001, hasta USD 50.929 millones en 2012. Luego se observa el declive de este valor hasta USD 34.030 en 2014, el cual estuvo vinculado con la transferencia de una parte de estos compromisos por cobrar al BCV.

De aquí en adelante viene lo que denomino una contabilidad engañosa y poco conveniente. PDVSA empaqueta una parte de las cuentas por cobrar, se la da al BCV y recibe el contravalor en bolívares. Este proceso contable se respalda con la creación de una deuda (pagaré) que se emite como contrapartida.

Por esta operación (que involucró dos entes del estado: PDVSA y el BCV) se contabilizó una ganancia por concepto de “Venta del pagaré al BCV” que se ubicó en torno a los USD 10.965 millones en cuatro años.

La segunda parte de esta operación involucró el registro del citado pagaré a un tipo de cambio inicial, que luego fue modificado, e indujo de forma artificial una ganancia cambiaria que se ubicó en torno a los USD 38.229 millones en tres años.

Así, el balance de PDVSA contabilizó como una parte de sus ingresos financieros y de sus ingresos totales la cantidad de USD 49.194 millones entre 2012 y 2016. Ahora: ¿Ingresaron estos USD 49.194 millones a PDVSA, a las reservas internacionales del BCV y o al país?

La respuesta es sencilla: Estos recursos nunca ingresaron. Fueron el producto de una contabilidad poco conveniente.

Con este mecanismo se redujo el valor de las cuentas por cobrar, lo cual pudo interpretarse como una mejora en las gestiones de cobro, al analizarse de manera individual, cosa que no pasó.

Además, con este método se crearon unas entradas ficticias recursos al país, cuya contraparte tuvo un impacto monetario sustancial. Este procedimiento elevó el financiamiento inorgánico que recibió PDVSA del BCV, propició el crecimiento de la base monetaria y de la liquidez, y repercutió en la generación de inflación.

Lo más lamentable de esta contabilidad poco conveniente, fue que abultó los ingresos en divisas y el beneficio contable de la empresa en dichos años. Dio la errónea sensación de que los ingresos fueron superiores a su valor real y generó una emisión monetaria que terminó creando inflación.

7. Evolución de los compromisos de PDVSA.

A través de la consolidación de esto valores se observa de manera clara como los compromisos financieros de la petrolera aumentaron de manera significativa entre 2001 y 2016. Los mismos se ubicaron en torno a los USD 82.816 al final de 2016, lo que representó un alza de más de 450% en dicho lapso. El incremento de las citadas obligaciones no se vio acompañado con una mayor actividad productiva. Esto se tradujo en una desmejora contable que puso en riesgo la viabilidad financiera de la empresa.

Este aumento de los compromisos y la reducción de los ingresos petroleros fueron compensados de una manera muy inconveniente. El financiamiento a PDVSA por parte del BCV creció, lo cual favoreció el actual proceso hiperinflacionario.

Con ambos ejemplos se pudo observar como el deterioro financiero de PDVSA fue encubierto de forma contable. Así, la creación de unos ingresos financieros inexistentes escondió el deterioro que sufrió la evolución de las cuentas por cobrar. La otra parte de esta desmejora se validó con el aumento de los compromisos de PDVSA, los cuales que fueron compensados de manera inconveniente con el aumento del financiamiento inorgánico que recibió del BCV.

Share this article